¿Cómo mejorar tu productividad?

6 pasos para luchar contra la desmotivación.

Mejorar tu productividad

*Mejorar tu productividad

Numerosas herramientas existen para mejorar tu productividad, no obstante, la base es la fuerza de voluntad. La productividad es el concepto según el cual todas las actividades que realizamos deben emprenderse con una visión de eficiencia y efectividad.

Pero, ¿cómo dejar de perder el tiempo con tareas inútiles? La idea es luchar contra la desmotivación ya que es el primer factor que engendra la procrastinación.

Te recomendamos los 6 siguientes pasos sobre la manera de mejorar tu productividad:

  • Enumerar las tareas: de lo general a lo particular…

Mucha gente suele retrasar el comienzo de alguna labor (muchas veces cuando se trata de un trabajo amplio) por no enumerar las tareas. Empieza por escribir tus tareas generales y, luego, poco a poco entras en el detalle de cada una para describir las acciones que se deben realizar para conseguirlo. Es importante dividir al máximo las distintas tareas.

Esta lista de tareas formará una especie de índice que te permitirá tener una visión clara de lo que tienes que realizar.

  • Organizar las tareas.

“Reflexiona antes de empezar…” con esta sencilla frase se describe de manera perfecta la segunda etapa. La gente suele empezar con las tareas que más les atraen, sin embargo debería ser más bien el contrario.

Para facilitar la organización de las tareas ordénalas en función de las prioridades de cada una, ya que como bien sabes puede que algunas tareas no se puedan realizar antes de acabar otras.

  • Programar las tareas.

Te aconsejamos escribir en un planning o en una agenda el conjunto de tareas descritas en los dos pasos anteriores. Es decir, una vez que la clasificación está terminada, evalúa el tiempo necesario para el desempeño de cada una y empieza a programarlas en el tiempo.

Es aconsejable dejar tiempo libre para los descansos y, sobre todo, para los imprevistos.

Efectivamente, por culpa de los imprevistos se pueden acumular las tareas y cuando se vuelve imposible recuperar el retraso se suele perder la motivación. Para evitar esta consecuencia, tienes que prever tiempos libres. Paralelamente, es indispensable ser puntuales e intentar respetar al máximo el planning.

Fijándote metas diarias te darás cuenta de que la labor es totalmente asequible y, además, te animará a cumplir más tareas sólo por la satisfacción personal que obtendrás al acabarlas. Una de las ventajas de la planificación es poder prepararte de un día para el siguiente, como ya sabes lo que te espera empezarás con más determinación.

Consejos: Intenta madrugar porque las horas de la mañana son las más productivas, sobre todo si se trata de un trabajo intelectual. Por la misma razón, te recomendamos empezar con las tareas más complejas al principio. Recuerda que siempre tendrás más motivación a primera hora de la mañana que después de comer por la tarde.

  • Sustituir o eliminar las tareas innecesarias:

Con el transcurso de los días te darás cuenta de que algunas de las tareas son inútiles para el desarrollo de tu trabajo cotidiano. Recuerda que nada es fijo y que puedes eliminar o sustituir cualquier tarea de este tipo.

No pierdas tu tiempo con actividades ineficaces. De hecho, sea cual sea la tarea que realices, incluso la más repetitiva o la más antigua, no significa que sea productiva: plantéate si tiene un objetivo, si es la mejor manera de hacerlo y cuál debería ser su frecuencia.

  • Saltar los obstáculos

Si tienes algún problema u obstáculo para la realización de una tarea no pierdas más tiempo y resuélvelo lo más pronto posible. Enumera todas las soluciones posibles para arreglar el problema y ponlas en marcha. Para ello puedes buscar la solución en Internet, pedir ayuda a alguien de tu entorno, pedir información a los organismos públicos,… Si tienes que esperar una respuesta para poder avanzar en la tarea, te aconsejamos continuar con la siguiente tarea mientras tanto.

  • Quitar las distracciones

Éste es el último consejo pero es fundamental para mejorar tu productividad. En este sentido, no dejes que ninguna distracción ponga barreras en tus actividades diarias: llamadas, chat,… Recuerda que se necesita la máxima concentración para la realización de tus tareas con eficiencia.

Como conclusión, para mejorar tu productividad se necesita “voluntad” y “organización”.

 

¿Tienes alguna duda o algún comentario?

Te invito a valorar si la información contenida en este artículo te ha sido útil: sólo tienes que hacer clic en: “me gusta”. 

También te pueden interesar los artículos siguientes:


*FreeDigitalPhotos.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *