¿Por qué evitar las influencias negativas?

¿Cuáles son esas influencias negativas?

Confianza y influencias negativas

*Confianza y influencias negativas

Todos tenemos una confianza innata, pero a lo largo de la vida nos enfrentamos con varias influencias negativas que impiden mantenerla intacta. Por desgracia, estas influencias son numerosas, pero las principales que se pueden enumerar son las siguientes:

La Crítica: “Es demasiado…”

Que sea en el entorno personal o profesional, la crítica siempre tiene un impacto sobre nuestra confianza. Estamos rodeados continuamente de comentarios externos que nos pueden afectar.

¿Por qué tenemos miedo de la imagen que vamos a dar a alguien? Porque el temor a la crítica puede disminuir la confianza en uno mismo. La opinión de la gente puede volverse en una preocupación diaria.

La culpa: “No se lo merece…”

En algunas circunstancias, nos sentimos “culpables” sin ninguna justificación. Por ejemplo, obtener una promoción en el trabajo puede provocar este sentimiento de culpa. ¿Por qué? Porque aunque sea un éxito personal, siempre genera celos e incomprensiones, naciendo así esta “falsa culpa”. Con el tiempo, puede que la persona desaproveche oportunidades para no diferenciarse de los demás y, poco a poco, perder la confianza en sí mismo.

La exclusión “No participará…”

A veces queremos formar parte de un grupo o participar en algún evento pero nos excluyen. Este sentimiento de rechazo puede dar como resultado una sensación de no considerarse suficientemente bueno para ello y entonces perder confianza en sí mismo.

La comparación “No soy tan…”

De la misma manera, el hecho de compararse con los demás nos lleva a pensar que no estamos a la altura de los diferentes desafíos. En efecto, solemos compararnos con la gente que creemos “superior” y, como consecuencia, aumentan nuestras dudas.

La competición “El otro es más…”

La repetición de fracasos en el campo competitivo tiene en general un impacto negativo. Se hacen muchos esfuerzos para ganar y, en el caso de no conseguir la victoria o el reconocimiento que se debería, se puede perder confianza en sí mismo.

La decepción “Hubiera debido…”

¿Por qué estamos decepcionados? Cuando nos creamos ilusiones por alguna cosa y resulta que no ocurre como lo previsto, nos decepciona. Igualmente, frente a compromisos no respetados nos cuesta aceptar la situación. Crea un sentimiento de desconfianza. En general, terminamos creyendo que tenemos la culpa.

El perfeccionismo “Lo haré perfecto”

Ponerse la barra demasiado alta puede influenciar de manera negativa sobre nuestra confianza. Por miedo a ser juzgado creemos que no tenemos derecho al error y que todo tiene que ser perfecto a la primera.

En conclusión, es necesario alejarse al máximo de todas esas influencias negativas porque impactan mucho en la confianza de uno mismo. Igualmente es importante que la gente de nuestro alrededor sea optimista con el fin de recibir mensajes positivos.

¿Tienes alguna duda o algún comentario?

Te invito a valorar si la información contenida en este artículo te ha sido útil: sólo tienes que hacer clic en: “me gusta”. 

 

También te pueden interesar los artículos siguientes:


*FreeDigitalPhotos.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *